sábado, 17 de mayo de 2008

La medicina del alma

El Ayahuasca como medio natural y ancestral de contacto con lo sagrado es un legado invalorable de una cultura amazónica a punto de extinguirse. Es nuestro deber rescatarla e introducirla a la sociedad occidental como una alternativa viable para curar males psicosomáticos, toxicomanías y como terapia general para conectarnos con nuestro "maestro interior".

La Abuelita Ayahuasca ( banisteriopsis caapi ) es una liana de la selva amazónica. Es conocida y utilizada por los pueblos indígenas amazónicos; la consideran planta maestra y sagrada; constituye el fundamento del chamanismo, de la medicina tradicional y de la cosmovisión indígena. Se la denomina Caapi en Brasil, Natema en Ecuador, Yajé en Colombia y Ayahuasca en Perú. En el idioma quechua ayahuasca significa “liana de los cielos”; así como Mihi, Dapa, Pindé, Kamarampi y otros.

El uso de la ayahuasca se remonta a 5000 años y aún pervive como saber mágico - religioso y terapéutico. Ha sido utilizada como un camino para obtener la expansión de la conciencia, porque posee un componente psicoactivo unido a las hojas del arbusto llamado Chacruna (psychotria viridis).

La ayahuasca se ingiere en ceremonias rituales de curación y limpieza. La Ayahuasca , además de ser un método de limpieza interior que trabaja simultáneamente en el cuerpo físico, energético y psíquico, permitiéndonos un proceso de limpieza en esos niveles, es también una puerta de acceso a estados modificados de consciencia, permitiéndonos observar realidades que serían ocultas en circunstancias ordinarias. Esta situación nos permitirá entender y reconciliarnos con la vida, con los demás, con la naturaleza, el universo, con nosotros mismos y con Dios; en palabras de los chamanes que toman ayahuasca: “vas a ver y a entender”. Esta contribución fundamental a una modificación valerosa de la conciencia, merece especial y seria consideración porque permite al hombre sentir y repensar con respecto a sus límites e infinitas posibilidades espirituales. Ceremonias y rituales con ayahuasca. Producen una profunda acción en el cuerpo, mente, emociones y espíritu, permitiéndonos confrontar y conquistar nuestros miedos más profundos, revitalizar energías vitales y despertar un nivel superior de conciencia con la finalidad de abrirnos hacia nuestro "maestro interior".

La Ceremonia de la Ayahuasca , abre una relación con la espiritualidad que durará toda la vida.

La ayahuasca no es adictiva. La planta mágica Ayahuasca, contiene compuestos químicos naturales capaces de provocar visiones intensas y sensibilizar agudamente los sentidos. Estos y otros efectos conducen a la conciencia humana hacia inéditos estados mentales inexplicables y misteriosos que son a la vez reveladores y maravillosos.

La planta maestra ayahuasca no causa adicción, mas bien, expande la mente y sirve como medio para obtener una experiencia espiritual mística - personal.

La ayahuasca como medicina.

La Ayahuasca sirve como recurso psicoanalítico y psicoterapéutico para que la persona adquiera conciencia de sus problemas en su verdadera significación. Bebiendo la ayahuasca, es decir, planificando experiencia mística totalizadora, podemos influir a voluntad en la esencia misma de nuestra más íntima personalidad, perfeccionándola a favor.

Es el examen del alma por sí mismo (auto contemplación. Reconocimiento de la evolución de nuestro ser)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

es decir,(planificando) experiencia mística totalizadora, (podemos influir a voluntad) en la esencia misma de nuestra más íntima personalidad,?????
¿¿¿Estas segura de eso???
Jurema

Papallones dijo...

Ese parrafo suena a k podemos ser Dios y cambiarlo todo a nuestro favor. Egoico???
No lo habia leido con detenimiento. A veces mi aries me lanza con prisas.
De lo que si estoy segura, es que la medicina me cambió la vida. Y k puede cambiar muchas otras. Y k voy a colaborar con mi granito de arena.