lunes, 30 de junio de 2008

La disposición de soltar

Ninguna relación que establezcamos en esta vida puede ser eterna, todas tienen un principio y un final y nosotros tenemos que tener la disposición de dejarlas ir, cuando se llegue el momento.

El fin de un amor o la muerte misma, son ejemplos de un "final", que por lo general nos es difícil aceptar. Este sentimiento es parte de nuestra naturaleza humana. Pero si nos concentramos en un amor frustrado o pasan los años y seguimos sin aceptar la muerte de un ser querido, esto se convertirá en un obstáculo para avanzar. Nuestra vida tiene que seguir y tenemos que darnos la oportunidad de conocer gente nueva con afectos nuevos que nos ayuden a regenerar en nosotros lo que creemos que hemos perdido. No podemos ir en contra de la Ley Divina y de sus designios, lo que si podemos hacer es aprender de ellos cuando las circunstancias no sean comprensibles a nuestros ojos. Tenemos mucho que aprender y tenemos que avanzar.

Deja el pasado y concéntrate en el presente, que es lo único que existe en realidad.

No hay comentarios: