martes, 10 de junio de 2008

Llorar

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares,
llorando. Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la naríz, con las rodillas. Llorarlo por
el ombligo, por la boca.
Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

5 comentarios:

surenya2002@yahoo.es dijo...

Y lo bien que se siente uno después!!
:)

Jurema dijo...

Papallona te has dejado llorar a moco tendido .
mas besos

Papallona dijo...

A ver si os animais!
abrazos

Pilar dijo...

El de llorar a moco tendido,ese es chungo, porque no te deja respirar...ja,ja...

Nur dijo...

Tanto llorar no puede ser!!!
Que se me hinchan los ooojos!!!
Hoy hace solecito!!!

Abrazos