lunes, 11 de agosto de 2008

Ayuda humanitaria


Una vez escuche una frase de un maestro Budista que decía; “ El problema es que pensamos que tenemos Tiempo”

Cuando abordas desde el punto de vista de la muerte tus actividades cotidianas todo cambia y cobra sentido. Ninguno piensa que le pueda pasar a él, pero la cuestión es que tarde o temprano tenemos que pasar por la experiencia de la muerte.

Desde este ángulo personalmente elijo cómo quiero vivir y con qué enfoque e intensidad.

Desde este punto de vista, una de las cosas que quizás más he aprendido y no paro de practicar una y otra vez es el estar presente en lo que estoy haciendo. Si estoy con alguna tarea profesional, me enfoco totalmente y me entrego por completo a ella. Si estoy con mis hijos estoy plenamente con ellos, escuchando y sintiendo sus necesidades y disfrutando con ellos. Si estoy con mi mujer, me entrego a escucharla y sentirla totalmente. Si estoy solo, me doy tiempo para sentirme y disfrutar con lo que esté haciendo. Y así en cada momento sean una o varias cosas las que este abordando.

Cuando en esos momentos me vienen cosas a la cabeza que pueden sacarme de mi enfoque, es cómo si pusiera una alarma invisible y me diera el espacio para reconectarme de nuevo. Pienso que siempre hay un espacio para cada cosa y que nosotros elegimos como estar en cada momento y qué actitud tomar. Es solo cuestión de disciplina, de practicar una y otra vez, una y otra vez hasta cambiar un hábito contrario que llevamos practicando muchos años.

Muchas veces para saber si estoy alineado en este proceso, me pregunto: si ahora me muriera, ¿me quedaría algo por hacer? Si me he entregado por completo a cada momento sabría desde mi interior que todo está bien y me podría ir en paz.
David Méndez
Presidente de Fundación Prasad
http://www.fundacionprasad.org/

1 comentario:

Nur dijo...

Pero ahora no toca eh?
QUE NOS VAMOS A MEXICOOOO...