miércoles, 27 de agosto de 2008

Rosario, la escalera del alma

Se cuenta que San Pedro, muy preocupado al notar la presencia de algunas almas a las cuales no recordaba haberlas hecho pasar al cielo, se puso a investigar y encontró un lugar por donde entraban veladamente.


Fue entonces ante el Señor y le dijo: Señor Jesús, habiendo observado que hay Aquí algunas almas a las que no recuerdo haberles abierto las puertas para que entraran a gozar de la eterna felicidad, hice algunas investigaciones y hallé un hueco por donde entran.

Yo quisiera que lo vieras. Aceptó Jesús acompañarlo y vio que del hoyo descubierto colgaba hacia la tierra un inmenso Rosario, por donde constantemente subían muchas almas.

Alarmado, le dijo San Pedro:

Creo, Señor que debemos tapar esa entrada de inmediato.

¡No, le respondió Jesus, déjalo así!

Esas son cosas de MAMÁ...
 
Desde aqui enciendo una velita para que la luz te acompañe "Carminia",  hasta la puerta, con la ayuda de este inmenso rosario.
Se lo dedico también a mi Mamá y a todas las Mamás del mundo.

4 comentarios:

Nur dijo...

Jaja, que buena historia!
Gracias mariposilla!

Pakous dijo...

me apoyo en Nur, qué preciosidad de historia, Gracias papalloneta!!!!

Anónimo dijo...

Querida mia, gracias por siempre estar con nosotros.
Te quiero mucho
Gaby

Anónimo dijo...

Soy mamá y me encantó recordar este cuentito, gracias por ese saludo.