martes, 2 de septiembre de 2008

Poesía anómima elegida al azar


Cielo azul profundo,
ojos resplandecientes de luz,
un suspiro ahogado de tristeza
buscando a Jesus.
Buscar sin encontrar
gota seca en el alma
pensar que estoy sola
pero llega la calma.

Sale el sol junto a la confianza
de frio nace calor en mi piel
y esta vez al mirar al cielo
reconozco una sonrisa fiel.

Es el sentir, es el saber
es amor eterno en mi ser
y en cada paso inseguro
siento tu firmeza crecer.

Roca firme bajo mis pies
palabra dulce en mi alma
un calor que me envuelve
y en tus brazos, Jesus,
encuentro calma.
Anónimo
(Gracias por compartir tu bello poema conmigo)
Disfruta tu Cactus bella mujer

1 comentario:

Papallona dijo...

Ayen, preciosidad, espero que haya ido muy bien por Petra, ya me contaras.
A ver si nos vemos pronto...Bruselas?, Alemania? Ya me diras..
Besos y Abrazos