lunes, 22 de abril de 2013

Salto al otro lado



Ahí me refugié, donde la gran madre, en su vientre verde y húmedo,donde vibra el sonido del milagro de la vida.

Abracé la idea que fuera cierto. Que "Ella" estuviera en mi vida aún, esperando que sacara a la luz su gran herida. La entregase al sol. La hiciera consciente. La purificara a través de mi cuerpo.

Bajé la cabeza. Respiré. Y llegaron las certezas. 
¿Cómo no entendí esto tan obvio mucho antes?

Ahora comprendo por qué no estaba en el Otro Lado! No podía....Aún alguien debía rescatar ese dolor ancestral y traerlo a la vida.

Nadie pudo abrazarlo de forma consciente. Y este tiempo de tanto convivir con él, logré mantener un diálogo interno.Este dolor me ha ayudado a "liberarnos" de las ataduras.

Dejo ir toda la tristeza a través de mi llanto. Hoy he soltado tu angustia Madre de mi Madre. También la mía. Te he sentido cerca y me has acompañado en esto. Lo sé.

Intento llegar al otro lado, igual que Tú....Entonces, con fiereza y con toda la fuerza de mis manos, de mis mandíbulas, de mis piernas, de mi mente, de mi corazón, con todo lo que soy, me agarro de la cuerda que me une al Sol y la tenso. Hago un puente mágico entre nosotros para que te vayas, por fin, para que te vayas en paz. Te amo Yaya.

1 comentario:

Nur dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.