miércoles, 18 de febrero de 2009

Quién alguna vez no...


Quien en su vida no vio, y ve, castillos que se crean, y castillos que como una hoja seca caen,
Quien no hecho alguna vez en falta, piel con piel, sin más,
Alguien no experimento la alegría en algún momento?
Alguien que pueda decir, que nunca siguió a otro corazón?
Nadie que nunca cometiese error alguno
Ni tampoco nadie puede decir que nunca acertó
Y es así, día a día, tenemos sentimientos, pensamientos, anhelos y sueños idénticos
Y es así, minuto a minuto, mil calles que todos andaremos, y que todas tienen destinos paralelos
No somos extraños, no para nosotros, los que queramos ver y oír, sin
miedo a la verdad, sin temor a encontrarnos con nosotros mismos,
Pero por favor no debemos ignorar que todos tenemos nuestro propio
pero similar boleto de ida y vuelta, que veremos marchar a nuestros
ancianos y también seremos testigos de cómo los niños van creciendo,
Podremos comprobar, que nacer, no es distinto a morir, ni al resto de
momentos existentes durante el trayecto que todos recorremos en este
común viaje que va de la vida a la muerte,
que un error de apreciación nos puede llevar a no poder descifrar con
claridad los mensajes que sin duda existen en cada curva del camino, en
cada recta, no existe en los senderos de la vida bifurcación que no esté
señalizada, y nadie que no vea o ignore alguna de esas señalizaciones
que indican la dirección que nos lleva a las respuestas que nuestro
corazón debe saber y que nuestra alma debe guardar

MIGUEL DE LOS RIOS
www.librodearena.com

No hay comentarios: