jueves, 19 de marzo de 2009

Annamalai Suami



Si te marchas de casa y empiezas a alejarte de ella, y sigues alejándote y alejándote durante mucho tiempo, lo más probable es que te encuentres muy, muy lejos cuando, finalmente, decidas que ya basta y que quieres regresar al lugar del que te marchaste. Pero no te desanimes por lo largo que pueda resultar el viaje ni flaquees en tu esfuerzo por regresar a casa. Date media vuelta, mira de frente hacia el punto de partida donde empezó tu periplo hacia el exterior y no dejes de avanzar hacia tu punto de partida original. No le hagas caso al sufrimiento ni a las incomodidades ni a la frustración provocada porque te parezca que no estás consiguiendo nada. Sigue avanzando por tu camino de regreso hacia tu origen y no dejes que nada te distraiga por el sendero.

Annamalai Suami

1 comentario:

Paco Bailac dijo...

Te dejo un saludo dedde la armonia del coaching.

Paz

pacobailacoach.blogspot.com