sábado, 4 de abril de 2009

Me aceptas?



Depresión. Enojo. Codependencia. Celos. Adicción. Impaciencia.
¿Te resultan familiares?
¿Qué tienen todas estas cosas en común?


Todas son formas de adoración de ídolos. La porción del Zóhar de esta semana se refiere a los peligros de la adoración de ídolos. Si piensas que sólo se refiere a arrodillarse ante estatuas antiguas, piénsalo de nuevo.
Cualquier cosa que permites que te controle es considerada por los Kabbalistas como adoración de ídolos. La energía de los próximos días te ayudará a limpiar una de las formas de adoración de ídolos: la búsqueda de aprobación.
¿Qué es buscar aprobación?
Buscar que la energía de otra persona llene tus agujeros negros.
Rav Áshlag, fundador del Centro de Kabbalah, dijo que depender de la aprobación de otras personas para sentirnos bien es la semilla de la incertidumbre, la depresión y la tristeza. Rav Áshlag dijo también que esta necesidad es una parte esencial de quiénes somos, pero que la única forma de sentirnos verdaderamente satisfechos es cuando la generamos desde dentro.
No te equivoques, la búsqueda de aprobación es la droga más dura que se haya inventado. Buscar la energía de otras personas para llenar nuestras vidas nos da un éxtasis temporal, pero también un derrumbamiento duradero.
Y para aquellos de ustedes que estén pensando: "No hay nadie realmente en mi vida de quien yo necesite obtener aprobación", lo más probable es que estén ustedes buscando aprobación de alguno y de todos.
En definitiva, la Luz ve todo lo que haces.
No necesitas la mente humana para reconocer tu grandeza. Está registrada allá Arriba. Si andas por la vida haciendo el bien siguiendo tu brújula interna, entonces obtendrás bondad a cambio. Esta semana te proporciona la energía perfecta para empezar a reconocer cuánto puedes estar dependiendo de la aprobación de los demás.
Aprovecha esta oportunidad para salir de ti mismo y darte cuenta de cuántas acciones y palabras empleas con el fin de obtener la validación de los demás. El momento en que te das cuenta de cuánto dependes de otras personas en lo que respecta a tu propia autoestima, es el momento en que empiezas a tener tus propios sentimientos de autovalidación.
Todo lo mejor,
Yehudá

No hay comentarios: