martes, 21 de abril de 2009

Una comunión silenciosa


Ha habido hombres y ha habido mujeres, pero no ha habido Seres Humanos.

El hombre solo no será capaz de llegar muy lejos.
La mujer sola simplemente será un estanque de energía sin posibilidad alguna de movimiento dinámico.

Cuando ambos están juntos son complementarios. Ninguno está por encima del otro. Los complementarios jamás están arriba o abajo, son iguales. Juntos forman un todo, y juntos pueden crear una santidad que no resulta posible para ninguno por separado.

Un hombre, para ser realmente masculino, ha de ser un aventurero, creativo, ha de ser capaz de tomar tantas iniciativas en la vida como le sea posible.

La mujer, para ser una verdadera mujer, ha de ser un estanque de energía detrás del hombre, para que la aventura pueda disponer de tanta energía como sea posible. La energía será necesaria para que la aventura pueda tener cierta inspiración, cierta poesía, de modo que el alma aventurera pueda relajarse en la mujer y verse llenada con vida, rejuvenecida.

El hombre y la mujer, juntos, moviéndose de manera positiva, son un todo. Y la verdadera pareja –y hay muy pocas parejas verdaderas- es una, en la que cada uno se ha unido al otro de una forma positiva.
Si ambas partes son conscientes del hecho de que se trata del encuentro de opuestos, de que no hay necesidad de convertirlo en un conflicto, entonces es una oportunidad para comprender y asimilar el punto de vista totalmente opuesto. De esa manera, la vida de un hombre y de una mujer, juntos, puede convertirse en una hermosa armonía.

El enfoque femenino y el enfoque masculino son tan distintos que a menos que se lleve a cabo un esfuerzo consciente, a menos que se convierta en vuestra meditación, no existe esperanza de disfrutar de una vida apacible.
Siempre que dos personas se encuentran, se crea un mundo nuevo. Su simple reunión le da vida a un nuevo fenómeno, que antes no existía, que nunca había existido. Y a través de ese nuevo fenómeno ambas personas son modificadas y transformadas. Vosotros creáis la relación pero dicha relación os crea a vosotros.
Si nuestras relaciones con las personas contienen la gran comprensión de que al otro habría que concederle una libertad total para que pueda seguir siendo lo que es, quizá con cada momento se pueda revelar más y más belleza.

Haced que el amor de la gente sea libre, haced que la gente no sea posesiva. Pero esto solo puede suceder si en vuestra meditación descubrís vuestro ser.

La intimidad con una mujer o con un hombre es mejor que tener muchas relaciones superficiales. El amor no es una flor de temporada, requiere años para crecer. Y solo cuando crece va más allá de la biología y empieza a tener algo de lo espiritual en su naturaleza.
Estar con muchos hombres o con muchas mujeres os mantendrá superficiales… quizá satisfechos, pero superficiales; ocupados, desde luego, pero no de un modo que os vaya a ayudar en el crecimiento interior. Pero una relación, de uno a uno, sostenida para que podáis comprenderos de manera más personal, aporta un beneficio tremendo.

Continuad buscándoos, encontrando maneras nuevas de amaros, de estar juntos. Cada persona es un misterio infinito, inagotable, insondable, de modo que no es posible que alguna vez podáis decir: “La he conocido“, o: “Lo he conocido“. Como mucho, podréis decir: “He intentado todo lo que he podido, pero el misterio sigue siendo un misterio”. De hecho, cuando más conocéis, más misteriosa se vuelve la otra persona. Entonces el amor es una aventura constante.
En un mundo mejor, con personas más meditativas, con un poco más de iluminación en la Tierra, la gente amaría inmensamente, pero su amor seguiría siendo una unión, no una relación.

Y no digo que ese amor llegará a ser únicamente momentáneo.

Existen todas las posibilidades de que ese amor sea más profundo que el vuestro, que posea una cualidad más elevada de intimidad, que tenga más poesía y más de Dios en él. Y existe toda la posibilidad de que ese amor dure más de lo que vuestra así llamada relación pueda llegar a durar jamás. Pero no lo garantizaría la ley, ni los tribunales. La garantía sería interior. Sería un compromiso desde el corazón, una comunión silenciosa.

OSHO

2 comentarios:

Nur dijo...

Feliz cumpleaños con retraso...

Besos

Papallona dijo...

Gracias Nur, gracias por acordarte!!!
besos para ti