domingo, 31 de mayo de 2009

El poderoso Antahkarana


El Antahkarana es un símbolo antiguo para sanación y meditación que ha sido utilizado en el Tíbet y la China desde hace miles de años. Es un símbolo sagrado muy poderoso, que se ha mantenido por miles de años prácticamente en secreto, y por tanto ha sido conocido y usado por muy pocas personas… hasta nuestros días, en que con el auge del Reiki y la Nueva Era, se ha difundido y popularizado masivamente y ha sido, por tanto, puesto prácticamente al alcance de todos.


Al ser empleado en terapias de sanación, aumenta y concentra la energía canalizada, además de acelerar el proceso. Algunos terapeutas de Reiki estamos usando este símbolo con excelentes resultados en las distintas terapias y tratamientos que llevamos a cabo, en especial todos los relacionados con las enfermedades psíquicas (depresión, ansiedad, fobias, etcétera); pero puede ser utilizado también de forma individual, ya que con sólo tenerlo cerca o visualizarlo durante unos minutos diarios, crea un efecto positivo en los chakras y en el aura de la persona.

Asimismo, cuando se utiliza en las prácticas de meditación, produce de forma casi automática lo que los Taoístas denominan “la gran órbita microcósmica”; esto significa que la energía que normalmente entra al cuerpo por el chakra de la corona, lo hace por los chakras de los pies, y sube por la parte posterior de la espalda a través de la columna vertebral hasta la cabeza, para luego bajar por la parte frontal del cuerpo hasta los pies, creando así un flujo continuo de energía en todos los chakras. También neutraliza la energía que se encuentra acumulada en los objetos, como joyas o cuarzos, con sólo colocar el objeto que se quiera desenergizar entre dos símbolos.

El Antahkarana es un símbolo multidimensional. Desde una cierta perspectiva parece ser de dos dimensiones, pero está formado de hecho por tres sietes en una superficie plana. Los tres sietes representan los siete chakras, los siete colores y los siete tonos de la escala musical. Los tres sietes son mencionados en el Libro de las Revelaciones como las siete velas, las siete trompetas y los siete sellos. Desde otra perspectiva, este símbolo parece ser un cubo de tres dimensiones. Su energía se mueve hacia arriba de dos a tres dimensiones visibles y continúa de esta manera hasta llegar a la más alta dimensión, la dimensión del Ser Superior.
El Antahkarana es un símbolo especial que tiene su propio sentimiento interior, y se le ha definido asimismo como una puerta hacia otras dimensiones. Trabaja directamente con el aura y los chakras de la persona, y su efecto sanador varía dependiendo de las necesidades de cada individuo. Los símbolos pueden ponerlos los terapeutas debajo de una mesa de masajes o de una silla, en la pared o sobre alguna zona del cuerpo que requiera sanación. Asimismo, cada persona de forma individual puede meditar directamente en el Antahkarana, poniendo su vista fija y relajada en el símbolo. Con la práctica, la imagen puede moverse o cambiar de forma, desaparecer y aparecer paulatinamente o incluso desaparecer totalmente.
Si esto último sucediera, es algo positivo puesto que indica que se ha entrado a un nivel más profundo de meditación. Con tan sólo diez minutos diarios de meditación ante ese símbolo, se pueden obtener grandes beneficios, no sólo físicos sino también psíquicos y espirituales.

No hay comentarios: