jueves, 14 de mayo de 2009

La obsidiana negra


La obsidiana negra es lava fundida que se ha enfriado con tanta rapidez que no tuvo tiempo de cristalizar. La obsidiana es una piedra sin fronteras ni limitaciones. Opera con extrema rapidez y poder.
Es una piedra muy poderosa y creativa. Ancla el alma y las fuerzas espirituales en el plano físico, poniéndolas bajo la dirección de la voluntad consciente y permitiendo que las energías espirituales se manifiesten en la Tierra. El uso de esta piedra incrementa en autocontrol.

La obsidiana negra obliga a afrontar el verdadero yo, llevándote a lo profundo de la mente inconsciente en el proceso. Trae a la superficie los desequilibrios y las cualidades de la sombra para que puedan ser liberados, resaltando los factores ocultos. Magnifica todas las energías negativas para que puedan ser experimentadas plenamente y después, liberadas. Este efecto curativo se remonta a vidas pasadas y puede operar sobre la línea ancestral y familiar. La obsidiana negra hace abono con el pasado, generando una energía fértil para el crecimiento del alma. Invierte el mal uso que se ha hecho del poder y aborda las cuestiones relacionadas a todos los niveles, enseñando que tener poder no es dirigir el poder personal, sino canalizar poder para el bien de todos.

La obsidiana negra es protectora. Repele la negatividad y dispersa los pensamientos poco amorosos. Facilita la liberación de viejos amores y ofrece apoyo durante el cambio.

Bloquea los ataques psíquicos y retira las influencias espirituales negativas. Poner una obsidiana junto a la cama o bajo la almohada puede expulsar el estrés mental y las tensiones, y puede tener un efecto calmante, pero también puede sacar a la superficie las razones de esas tensiones. Dichas razones tendrán que ser confrontadas antes de recuperar la paz; esto resuelve el problema permanentemente en lugar de tener únicamente un efecto paliativo. Es esencial limpiar la piedra bajo un chorro de agua corriente cada vez que se use de este modo.

En la sanación, la obsidiana negra puesta sobre el ombligo asienta la energía espiritual en el cuerpo. Sostenida brevemente sobre el tercer ojo, deshace barreras mentales y disuelve los condicionamientos. Usada con cuidado, puede reunir la energía dispersa y favorecer la liberación emocional.

Espiritualmente, la obsidiana vitaliza el propósito del alma.

Mentalmente, aporta claridad a la mente y limpia confusión y las creencias constrictivas. Cuando esto se ha aclarado, la obsidiana expande la conciencia.

Psicológicamente, la obsidiana te ayuda a saber quién eres realmente. Te pone cara a cara frente a tu sombra y te enseña a integrarla.

"Hay que manejarla con cuidado y es mejor usarla bajo la guía de un terapueta cualificado"

La biblia de los cristales
Judy Hall

No hay comentarios: