sábado, 6 de junio de 2009

El pensador, el observador y la libertad


La libertad comienza cuando te das cuenta de que no eres «el pensador».En el momento en que empiezas a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior. Entonces te das cuenta de que hay un vasto reino de inteligencia más allá del pensamiento, y de que el pensamiento sólo es una pequeña parte de esa inteligencia. También te das cuenta de que todas las cosas verdaderamente importantes—la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna—surgen de más allá de la mente. Empiezas a despertar un camino hacia la realización espiritual.

No hay comentarios: