miércoles, 3 de junio de 2009

Mi intento


Intento intentar porque en el intento descubriré mi propia intensidad.

Intento buscar y buscar, porque la vida misma es continua búsqueda.

Intento ser lo que ya soy, renunciando a ser como los otros.

Intento dar a la vida de mi vida y no pedir para mí las migajas de la vida.

Intento amar hoy, ya, porque después siempre será tarde.

Intento escuchar, porque de la escucha nace la auténtica palabra.

Intento sanarme, porque sanándome sanará el mundo.

Intento aceptar mi propia oscuridad porque en ella veré más brillante la luz que ahora busco.

Intento vivir y descubrir el secreto de la muerte.

Intento nacer cada momento y descubrir toda la energía de los niños.

Intento preguntar mis respuestas y nacer a lo más sagrado del misterio.

Intento no esforzarme tanto y dejar fluir lo mejor de lo que soy.

Intento el sueño, el verso, la música, la visión, para poder sentir la canción que vine a cantar con todo el corazón.

Intento ser como ya soy y no necesitar tener todo lo que quiero.

Intento descubrir que todos los atuendos que me pesan son lo que me sobran. Bajarme del patíbulo del perfeccionismo que un día construí, y lanzarme al vacío de ser como yo misma.

Intento ser dulce como un niño, suave como el agua, transparente como el aire, indiferente como la flor, diferente como yo, interdependiente como la naturaleza, amorosa como el sol, que a todos da vida, sin ninguna condición.

Lo intento todo, pero sobre todo olvido mi intención, porque sé que una vez que la he sembrado en la tierra fértil del corazón, no podrá dejar de germinar. Así es el ser: no puede nunca ya dejar de florecer si lo dejas asomar.

Intento ser lo que simplemente soy, porque así ya nada tendré que intentar, pues toda la intención estaba en su infinito potencial, sólo para que yo le diese forma.

No hay comentarios: