lunes, 10 de agosto de 2009

Las ancianas meditan a su manera

La experiencia se comporta como una maestra en nuestros años de juventud. Almacena en bits de memoria, se convierte en un recurso interno, una colección particular de recuerdos sagrados que veremos desde una perspectiva distinta a lo largo de la vida, sobre todo en los momentos de reflexión, aquellos en los que nos sorprendemos rememorando sucesos y personas del pasado que todavía conservamos en el corazón.

Es entonces cuando vemos las relaciones, las ideas y los acontecimientos pasados a la luz de una conciencia más profunda y sabia. Desde el punto de vista del alma, en esos momentos de silencio (cuando "no hacemos nada" o meditamos a nuestra manera) es cuando los pensamientos creativos, las intuiciones y los sentimientos más valiosos emergen.

Del libro: Las brujas no se quejan
Autora: Shinoda Bolen, Jean

No hay comentarios: