sábado, 19 de septiembre de 2009

La Gratitud



Un guerrero de la luz nunca olvida la gratitud.
Durante la lucha, fue ayudado por los ángeles; las fuerzas
celestiales colocaron cada cosa en su lugar, y permitieron que él
pudiera dar lo mejor de sí. Por eso, cuando el sol se pone, se
arrodilla y agradece el Manto Protector que lo rodea.
Los compañeros comentan: "¡Qué suerte tiene!" Pero él
entiende que "suerte" es saber mirar a los lados y ver dónde están
sus amigos, porque fue gracias a lo que ellos decían como los
ángeles consiguieron hacerse oir.

Fuente: Del libro El guerrero de la luz
Paulo Coelho

No hay comentarios: