domingo, 4 de octubre de 2009

Monedas


No desperdiciaré la preciosa moneda de mi vida, mi existencia actual, inmovilizado por la culpabilidad por lo que ocurrió en el pasado.

No hay comentarios: