jueves, 21 de enero de 2010

500 años después...



Los Ancianos dicen que mucho antes de que los blancos llegaran, quinientos años antes, algunos profetas habían anunciado su llegada. Sabían que grandes barcos vendrían y que traerían con ellos el cielo o el infierno. Cuando vieron las velas blancas con una gran cruz roja, pensaron que llegaba el cielo. Pero, cuando vieron que no había mujeres a bordo de aquellos barcos, comprendieron que aquello era el infierno.
Enterraron sus bolsas-medicina en su corazón y las transmitieron de padres a hijos, guardando celosamente para sí su sabiduría. Hoy quinientos años después abren para nosotros esas bolsas-medicina. Están intactas. Y la sabiduría que contienen puede transformar nuestras vidas.

No hay comentarios: