sábado, 20 de febrero de 2010

Palabras que inspiran


Todo lo que quiero, como por ejemplo a mi padre, a mi madre, a mi mujer, el dinero, la fama, etcétera, lo quiero a causa de la intensidad con la que aprecio a mi propio sí mismo. Los quiero porque, a través de ellos, puedo realizar del mejor modo posible las necesidades de mi propio sí mismo. Ninguna de ellos puede ser un fin en sí mismo. Solamente el sí mismo puede ser un fin en sí mismo, independientemente de cualquier otro fin o motivo. Ninguno de los múltiples intereses, deseos y actividades del sí mismo representa al sí mismo en toda su entereza y esencia. Es sólo esta experiencia supraconsciente, que en realidad subyace a todos ellos, la que puede llamarse el sí mismo real y es aquello por lo que todo el resto existe. Amo todo lo demás porque amo el sí mismo, y esta experiencia supraconsciente subyace a la llamada personalidad, el yo, como su verdadera esencia, como la verdad y la realidad últimas.



Surendranath Dasgupta

3 comentarios:

Erika Julieth Zea Arias dijo...

Wow! Realmente es sierto, jamas lo habia pensado de esa manera!..

Que Buena publicacion.. Me agrada enserio!
Bendiciones..

más allá DEL PECADO dijo...

Hola soy una cosechadora de palabras miradas imagenes, todo aquello que me hace brillar me inspira y hace que nazcan poemas o historietas varias. Me alegra exista este mundo; este tesoro escondido y te te invito formalmente a ver un lugar mas alla del mar o de los sueñor donde a veces los besos se hacen realidad, el pecado de imaginar. http://maydo-lopez.blogspot.com/ besos

Papallona dijo...

Maydo te he visitado y me ha encantado tu blog. Tus palabras son como la mano que nos hace cosquillitas en la cara. Asi me he sentido al leerte. Gracias por compartirlo.

Erika, gracias por tus bendiciones guapa! igualmente para ti...para las dos.