martes, 16 de marzo de 2010

El jacarandá

Es el sueño de cualquier madre, creo yo, ver a su hijo así de sano, lindo y coposo..
Espero que mi pequeño jacarandá, guerrero incansable de tornados, nieves y mosquitos tigres...
pueda servir de escarapela para algunos niños de aquí. Asi puedo contarle a estos peques catalanes, anécdotas y leyendas argentinas sobre la emblemática "escarapela".


Ahi va la de Maria Elena Walsh, escritora de canciones de mi infancia que la señorita "Dorita" de música, nos hacía cantar a la Gabi y a mi en el coro de la escuelita Enrique Mosconi. Pooooobre, una escueltita super pobre, de salas con techos a dos aguas, de lata, pero en fin,,,mi primer amor. Esa escuelita fue mi primer amor. Y a 100 mentros de casa. :-). Imposible faltar por que te veia la maestra dentro de la ventana de tu casa. Después de tantos años de no escucharla, la traigo a mis tesoros y me quedo la mar de ancha. :-).

Se la dedico a mi escuelita, que la evolución de la vida, la convirtió en una plaza de barrio. Donde muchos cuando fuimos niños, sellamos vínculos de amor con las iniciales del chico que nos gustaba, JM "sua" VE dentro de un gran corazón de tiza, al lado de un jacarandá....(lo del jacarandá me lo inventé, pero queda poético)

3 comentarios:

Julio dijo...

Te veo...

Nahuel dijo...

aah ps genial e interesante entrada..
ps ya nos estaremos viendo en Seguirme
hasta pronto!

Anónimo dijo...

Al este y al oeste llueve y lloverá, una flor y otra flor celeste de jacarandá...
Que lindo tiempo hermana.
Besitos
Gaby