lunes, 15 de marzo de 2010

Lavanda


Es mi flor favorita. Me gusta su color, la forma, el olor y el sabor que tiene. La tengo presente en mi vida desde la ropa, pasando por una espuma de baño, en floreros y desde este año en la cocina y en la cosmética.
Donde voy ando recogiendo las espigas de lavanda y las guardo en papeles de diario que luego pongo en un lugar seco (bien cerrados para que no alteren sus propiedades). Durante el verano me abastecí del jardín de mi hermano e hice dos preparaciones con dos fines distintos que les cuento a continuación.

Mezcla de lavanda con manzanilla para infusión:

Me declaro una fanática de las agüitas de hierba y esta mezcla es lejos la mejor que he probado para dolores de estómago, cólon e indigestión. La manzanilla tiene propiedades antiespasmódicas y la lavanda ansiolíticas.

- Se recolectan flores de manzanilla y lavanda, dejándolas secar según el procedimiento anterior.
- Una vez secas, se sacan las pequeñas semillitas de la lavanda y se cortan con las manos las flores de manzanilla, mezclándolas en proporciones iguales, guardándolo en un frasco cerrado.
- Para preparar la infusión, se echa una cucharadita de esta mezcla en una taza a la que se le agrega agua hervida (algo más tibia, si es muy caliente se alteran las propiedadades) en toma en proporción d euna cucharadita por taza de agua hervida en infusión (no debe echarse el agua muy caliente porque se destruyen sus propiedades). Realmente mágica.


Aceite de lavanda para masaje:


Se llena un frasco con semillas de lavanda y se rellena con aceite de oliva extra vírgen. Dejar en un lugar oscuro y seco durante más o menos un mes. Luego de este tiempo, se cuela el aceite y se envasa en una botellita de vidrio. El aceite es muy aromático y por sus propiedades relajantes es ideal para masajes a niños (adultos también) antes de dormir. El aceite de oliva en la piel es humectante y yo lo uso todas las noches para mis manos y pies. También se puede agregar una cucharadita a la crema de manos o cuerpo.





1 comentario:

Nork dijo...

Buen consejo,
mágica lavanda.

muxu