domingo, 31 de octubre de 2010

Una muestra de lealtad canina

Es de conocimiento público que China es un país donde se cometen innumerables atrocidades en contra de los animales sin reparo alguno, desde la caza furtiva, pieles, masacres en masa, hasta experimentaciones y otras cosas. Dista mucho de lo que significa una sociedad desarrollada, si bien es cierto posee un gran poder económico, tecnológico e industrial, deja muchísimo que desear en cuanto a la defensa de los derechos animales, no podemos esperar más de un gobierno opresivo que no respeta adecuadamente los derechos humanos, menos vamos a esperar que respete el de los animales. Quizás para la mayoría de los ciudadanos chinos pueda resultar nada extraño abusar de los animales o destinarlos como simples objetos de consumo, pero imaginar que ¡suelen comer hasta perros! es algo que a mi opinión es inconcebible.

Esto sucedió en una ciudad de China y trata de un perro que se mantuvo por largo tiempo al lado de su compañero tratando de retirarlo de la vía sin saber que éste yacía muerto luego de ser atropellado.

Un perro buscaba la forma de retirar a su compañero de la vía transitada, con la pata trataba de empujarlo pero era imposible.

Perro amigo 1

Siendo imposible sacarlo, se mantuvo a su lado para protegerlo de cualquiera que se acercase, no dudaba en defender a su compañero pase lo que pase.

Perro amigo 2

Perro amigo 3

El perro no sabía que su compañero ya estaba muerto, pero su inocencia, instinto de lealtad y amor fueron más fuerte, se mantuvo junto a él, lo protegió sin reparar en el peligro que había en plena vía.

Perro amigo 4

Muchas de las personas que transitaban se quedaron impresionados de las muestras de afecto y lealtad que daba este animal. ¿Podemos seguir con la idea y mentalidad retrógrada que los animales son sólo simples objetos para usar y tirar? ¿Para abusar de ellos, quitarles la vida, torturarlos, vejarlos, hacer con ellos lo que nos venga en gana, sin pensar siquiera un segundo que nuestros “hermanos menores” son muy similares a nosotros? ¿Hasta cuándo?

Por último, quiero dedicar ésta muestra de sensibilidad a todas las personas que manifiestan y están ciegamente convencidas que los animales “son inconscientes, insensibles que no sienten dolor, sufrimiento y tristeza”, aquellos que defienden erradamente sus gustos más perversos basándose en las más falsas y estúpidas “tradiciones”, “arte” o “cultura”. Reflexionen.

2 comentarios:

Laura dijo...

Hermoso mensaje, tenemos que aprender de ellos, la maturaleza es sabia. Gracias!!

Papallona dijo...

Mi perra es uno de los maestros que más respeto en esta vida...Vaya si me enseña cada día...sobre todo la paciencia y el buen dormir sin culpas :-)
Un abrazo Laura