martes, 12 de octubre de 2010

Una nueva raza en un mundo nuevo


Estamos volviendo a descubrir que vivimos en un mundo profundamente misterio, lleno de coincidencias repentinas y encuentros sincronizados que parecen estar predestinados.
Cuantos más despertemos a este misterio, crearemos un concepto del mundo completamente nuevo, redefiniendo el universo como energético y sagrado. Descubriremos que todo a nuestro alrededor toda la materia está formada y se origina de una energía divina que estamos empezando a ver y a comprender. Desde esta prespectiva podemos ver que los humanos siempre se han sentido inseguros y desconectado de esta fuente sagrada y han intentado nutrirse de energías dominándose unos a otros. Esta pugna es la causante de todos los conflictos humanos.
La única solución es cultivar una reconexión personal con lo divino. Una transformación mística que nos llene de energía y amor infinitos que amplie nuestra percepción de belleza y nos eleve a una consciencia de nuestro Yo Superior. En esta consciencia podemos liberarnos de nuestro propio hábito para controlar y descubrir una verdad específica. Una misión que hemos venido a compartir para ayudar a la humanidad a evolucionar hacia este nivel nuevo de realidad. En la consecución de esta misión, podemos descrubrir una intuición interior, que nos muestre hacia dónde ir y qué hacer y si solo hacemos interpretaciones positivas, derivará en un fluir de coincidencias que abrirán las puertas para que se revele nuestra misión.
Cuándo un número suficiente de nosotros entre en este flujo evolutivo, siempre dando energía al Yo Superior de todos con quiénes nos encontramos, crearemos una cultura nueva, en la que nuestro cuerpo evolucionará hacia niveles de energía y percepción aún más elevados.
De este modo participamos del largo viaje de la evolución, desde el Big Bang hasta el propósito final de la vida, energetizar nuestros propios cuerpos, generación tras generación, hasta que entremos por fin en un cielo que todos podamos ver.
Extratacto de la Novena Revelación

No hay comentarios: