sábado, 13 de noviembre de 2010

La turquesa


La turquesa actúa sobre la comunicación y la facilidad de palabra.

Aumenta la capacidad creadora del pensamiento.

Es conocida como piedra de la alegría y el bienestar.

Reconocido amuleto para viajeros. Indicada para prevenir el mal de ojos.

Absorbe la energía negativa.

Flexibiliza las actitudes y los patrones de pensamientos demasiado dogmáticos o fanáticos. Ayuda a ver el aspecto lúdico de la existencia y a contemplar la vida con más sentido del humor.

Purifica la sangre, por lo que está indicada para el tratamiento de los trastornos circulatorios. Expulsa del cuerpo las toxinas nocivas.

Es recomendado para los que sufren de dolores de cabeza, migrañas, cefaleas, así como dolores musculares.

Estimula la pituitaria de un modo beneficioso.

Aumenta la capacidad de memoria.

Mejora la absorción de los elementos nutritivos. Es útil para combatir la anorexia.

Se utiliza para combatir problemas oculares, de los conductos nasales y de las membranas mucosas.

Abre los chacras de la garganta, del corazón, del entrecejo y del plexo solar.

No hay comentarios: