miércoles, 23 de febrero de 2011

Cuento para princesas


Cuando la malvada Bruja de las Cumbres encerró a las 7 princesas en los 7 castillos de las 7 montañas, custodiadas por 7 halcones, 7 ogros y 7 dragones, nadie pensó que se las pudiera volver a ver con vida. Pero años después, el valiente Sir Pentín juntó un aguerrido grupo de nobles caballeros que cabalgaron hasta las Grandes Cumbres, vencieron a halcones, ogros y dragones, y acudieron a liberar a las princesas.

Los caballeros fueron entrando a cada uno de aquellos castillos para rescatar a las jóvenes. Eran unos lugares tan fríos y oscuros que parecían muertos, y los valientes se preguntaban qué clase de terrible maldad debía poseer el negro corazón de la bruja para hacer encerrado allí a las princesas. Las jóvenes liberadas se mostraron enormemente agradecidas a sus salvadores, pues su vida en aquel encierro era la más vacía y aburrida que se pudiera imaginar. Y sonrientes, escuchaban las hazañas de los caballeros, enamorándose de su valentía y de su arrojo.

Pero al llegar al último de los castillos, que en nada parecía diferenciarse de los anteriores, descubrieron un interior precioso, primorosamente cuidado y adornado, lleno de luz y color. Podía incluso oírse una bella música de fondo, como si se tratara de un lugar mágico. Y cuando corrieron a rescatar a la princesa de su alcoba en la torre más alta, como habían hecho con las demás, no la encontraron allí. La buscaron por todas partes hasta que siguiendo la mágica melodía, fueron a parar a una pequeña salita. No encontraron en ella nada más mágico que una alegre princesa tocando un arpa con gran destreza.

Nada desconcertó tanto a los caballeros como la actitud entusiasmada y alegre de la joven. Era culta, ingeniosa, elegante y con un especial don para las artes, y al contrario que el resto de princesas, en quienes el efecto de su encierro era bien visible, esta última parecía haber vivido una vida mucho más activa e interesante. Pero tras mucho preguntar e indagar, los caballeros concluyeron que había estado tan encerrada y solitaria como todas las demás.

Extrañados, recorrieron el palacio buscando una explicación, hasta llegar a la biblioteca. Faltaban muchísimos libros, y sólo entonces se dieron cuenta del motivo: el castillo entero estaba lleno libros. Sobre cada mesa y cada mueble era fácil encontrar algún libro. ¡La princesa no dejaba de leer! Y así había podido aprender y vivir tantas cosas que parecía que nunca hubiera llegado a estar encerrada, viviendo su encierro entre múltiples actividades que nunca dejaron paso al aburrimiento.

El viaje de vuelta fue un viaje extraño. Salvo ésta última, las demás princesas resultaron tan sosas y aburridas, que ninguno de los caballeros pudo corresponder su amor. Al contrario, todos ellos estaban prendados del encanto de la joven Clara, quien sin dejarse llevar por el brillo de las hazañas y las armaduras, pudo elegir su amor verdadero mucho tiempo después. Pero eso, es otra historia.

2 comentarios:

Pao dijo...

Está precioso el blog Jime !!!!
Felicitaciones por los cambios !!!

Papallona dijo...

Gracias Pao! y aunque no lo creas vos fuistes una inspiradora en el cambio de quitarme el color negro. Por cierto tu blog está bellísimo. Los pacientes del centro donde trabajo se deleitan de tus imágenes y escritos que imprimo y pego en la cartelera de la recepción :-) asi que...GRACIASSSS