domingo, 20 de febrero de 2011

Las Brujas Sabias


En algunos puntos, el trabajo de Jean Shinoda Bolen se cruza con las propuestas de Clarissa Pinkola Estés en su texto “Mujeres que corren con los lobos”. La Loba, la Huesera, la Trapera son totalmente compatibles en sus cualidades con las “Brujas Sabias” que nos describe Jean en su libro "Las brujas no se quejan". En estos ensayos jocosos y espirituales Bolen propone a las mujeres maduras que cultiven algunas cualidades positivas para vivir con gusto.

Si una mujer cultiva estas cualidades tendrá en sus manos un tesoro de sabiduría y madurez, logrará sonreir en la vida y darse cuenta que puede sacarle provecho a toda su sabiduría innata e incluso escuchará la bruja que lleva dentro.

-Las brujas sabias no se quejan. Lo primero es eliminar "los hubiera" y "los hubiese" . "Lo que fue, fue" "Lo que es, es". El cambio comienza con la introspección: una valoración honesta no es una acusación, es un diagnóstico que funciona, un punto de partida para ayudarte a resolver la insatisfacción.

Algunas mujeres 'quejicas' se despiertan a media noche a recordar cosas del pasado. Se puede hacer el siguiente ejercicio cuando nos despertamso para a pensar en el pasado. Escuchemos atentamente lo que tiene que decir nuestra respiración, esa bruja interior diría:

Inspira: eso forma parte del pasado.
Espira: esto es el presente.
Inspira: Yo soy
Espira: Paz.

La bruja anterior se caracteriza por tener un ojo muy observador, y un oído muy sensible y cuando te pille quejándote ¡Prepárate!, quejarse no es digno de una bruja sabia.

-Cada bruja sabia tiene su manera de meditar, una forma de tener conexión consigo misma, una charla, un encuentro, un momento de meditación. Puede ser en un parque, caminando, mientras se lavan los platos, caminando, realizando alguna actividad puede venir el momento de introspección. La vida interior va ganando importancia mientras maduramos, en la niñez nos fijamos en las cosas exteriores y mientras recorremos este camino de la vida llegamos a interesarnos por el camino interior. La memoria se convierte en un gran archivo de "bits" donde guardamos recuerdos y experiencias de aquellas personas que alguna vez pasaron por nuestra vida.

-Las brujas sabias dicen la verdad con compasión. Decir la verdad a veces puede parecer algo doloroso, una herida, o una amputación, pero es tan necesaria en las personas que amamos. Y cuando una bruja ha aprendido a decir la verdad de una forma clara no se siente culpable pues sabe que no tiene porque haber reciprocidad en todo lo que las personas dan. Hay ocasiones en que gente absorvente no deja lugar para algunas mujeres. Una bruja sabe con verdad explicar y pedir su tiempo, porque ella se ha valorado.

-Las brujas sabias deciden su camino con el corazón. Cuando don Juan enseñaba a Carlos Castaneda sobre los caminos con corazón se refería a buscar ese camino que tenga sentido para uno mismo, un camino vivo es cuando vienen preguntas como: ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Cuál es el propósito de haber venido? ¿Tiene sentido el sufrimiento? En la Grecia clásica, en las carreteras más importantes habían estatuas de la diosa Hécate -diosa de las encrucijadas- que tenía tres rostros, uno venía de frente el camino que te había traído hacía ella, y las otras dos caras de los posibles caminos que podías elegir sea cual sea el camino, una bruja sabia escoje el camino que más le conviene (o trata) para su corazón.

-Entre mujeres hay una conexión natural. Algunos estudios evidencian que cuando una mujer que sufre estrés habla con otra mujer, ambas liberan la hormona de la maternidad que provoca que el estrés descienda.

-Cuando las brujas sabias han tenido amigas de hace mucho tiempo, cuando se juntan es como si asistieran a una terapia de grupo reviviendo las experiencias de cada una.

-Las brujas ríen juntas. Aunque muchas veces las mujeres no entendemos los chistes en los cuales los hombres se rien, tal como si fueran otra de especie como dice Doris Lessing. Hay un momento en que las brujas se rien al punto de hacerse pis arriba. Es una risa curativa, cuando nos acordamos de algunas que hemos hecho que fueron ridículas. Esto sucede casi siempre cuando estamos en un grupo de mujeres.

-Las brujas son atrevidas y confían en sus propios instintos. No imploran; en cambio, sí meditan. Eligen su camino con el corazón. Poseen la fiereza del que defiende lo que más le importa. Dicen la verdad con compasión. Escuchan su cuerpo, se reinventan a sí mismas en función de sus necesidades.

-Son capaces de reconocer los buenos momentos que tiene la vida. Se realizan en sus áreas sabiendo que los sufrimientos ayudaron a disfrutar los momentos de la vida. Se levantan cada mañana saboreando el estar vivas. Así que se siente felices por cada acontecimiento.

-Conocen la riqueza de la soledad, disfrutan de su espacio. Necesitan agradarse solamente a sí mismas. Con sus "proyectos personales" las brujas sabias se muestran atrevidas.

- Se mantienen improvisando sobre su vida, aún cuando en estos momentos hayan quedado solas a cargo de un negocio, muchos hijos, etc. Una mujer sabia sabe como improvisar en su vida cuando alguien que ama la abandona y recorre el camino improvisando para ser feliz.

-Las brujas sabias tienen mano con las plantas. Y también con los animales. Primero aprenden a amar lo que hacen, luego alientan a otros al crecimiento. Saben reconocer lo frágil y lo que tiene valor, y también lo que debe ser podado.Protegen todo aquello que es vulnerable, protegen su supervivencia. Poseen manos expertas para el crecimiento. Pueden proteger los jardines como metáforas de sus propias vidas, entonces saben como protegerlas de plagas que atacan a la hierba.

- Desear complacer es normal, pero implorar es cuando cedemos nuestra libertad, e imploramos. Una bruja no lo hace, pide ayuda y sale de ahí. Reconoce que el patriarcado fue abolido por la Revolución Feminista y que si un blanco o el sexo masculino se siente superior, tanto las minorias como la mujer se sentirán inferiores y eso coharta su libertad: una bruja no implora, reconoce por lo tanto su propia libertad.

- Las brujas sabias confian en sus presentimientos, confían en sus propios instintos, como la agudísima clave que da una frase de Isabel Allende: "La Experiencia era aquello que aprendiste, justo después de necesitarla."

Los griegos poseen dos palabras para denominar conocimiento: Logos y Gnosis.

Logos: Lo que aprendemos a través de la educación, de la razón, se relaciona con el conocimiento científico.

Gnosis: Lo que aprendemos a través de los sentimientos intuitivos y las experiencias místicas o espirituales.

El Logos es racional, objetivo, lógico, expresable en palabras o números.

La Gnosis es subjetiva, el sentido de unicidad no racional, no verbal, dotada de matices, expresable a través de la poesía, las imágenes, los mitos, los arquetipos, los cuentos, las metáforas, la música y a menudo es demostrable por naturaleza.

Las brujas sabias confían en su experiencia y en su voz interior.

- Cuanta más edad, más camino aprendido. La observación compasiva de la vida de los demás te enseña mucho, y las mujeres sabias se pasan mucho tiempo observando. Hay casos, pocos, de sabias a partir de los 30 o 35, pero esas a los 60 son increíbles.

- Si las mujeres estuvieran implicadas en los procesos de paz, todo sería más fácil, pero... si los que la negocian son machos alfa… En el caso de que así fuera,
la era patriarcal toca a su fin.

(Qué luna!!!)

No hay comentarios: