martes, 26 de abril de 2011

La Ruda


Dentro de los rituales ancestrales era considerada el símbolo de la pureza, por lo que los participantes solían beber infusiones de la misma para 'limpiar' su interior espiritual.


Pero no sólo se emplea para purificar la mente y alcanzar la clarividencia, también se quema en montoncitos dentro de las casas, además de como aromatizante, para ahuyentar los posibles maleficios y presencias invisibles. No en vano, se la conoce en distintos círculos como la planta del 'perdón', una forma natural de disculparse y afrontar los sentimientos con positividad, relegando al olvido las rencillas.

Las malas vibraciones se esfuman al regar con una infusión de ruda la entrada de la casa o negocio. En la casa que hay ruda, no entran los malos espíritus.

Sus hojas y flores amarillas son la llave emocional para superar las incomprensiones y el estrés del mundo moderno.

Hay una oruga muy linda que se alimenta de las hojas de ruda, de la cual sale una mariposa bellísima, se llama Papilio Machaon