martes, 21 de junio de 2011

Querido Dinero!



QUERIDO….¿¿DINERO??
A mi amigo le ha mudado la voz al oir el título del libro. Casi escandalizado, me pregunta ¿Cómo has pasado de hablarme de que la magia existe, y está presente en nuestras vidas, a Querido Dinero, nada menos?
Él nunca ha padecido ni la más mínima falta de dinero; no conoce la angustia, la sensación de ahogo que provoca la acumulación de pagos pendientes y no saber cómo vas a poder comer mañana.
Porque en nuestro mundo el dinero es como el aire: vital para respirar -y es importante respirar bien-, inútil de acumular y en constante intercambio entre todas las personas.
Nuestras vidas tornaron divergentes muchos años atrás; yo sí he padecido la falta de dinero hasta el punto que me dolía respirar, lo he maldecido por esquivarme en situaciones límite y, al final de un largo camino de oscuridad, he aprendido su Magia: que en la mayor dificultad está la oportunidad, que nos modelamos con los grandes retos que aparecen en nuestro camino, que el Dinero tiene su propia forma de enseñarte tus mejores capacidades, de desarrollarte plenamente como ser humano íntegro. Y he aprendido también que se materializaba a mi alrededor cuando yo me entregaba, cuando cedía el control a la pura energía, sin cortapisas. He obedecido sus designios y he recibido infinitamente más de lo que era capaz de imaginar.
Querido Dinero, sí. Porque no es codiciado, ni ansiado, ni deseado, ni ninguna de las emociones que -de forma inconsciente y muy abundante- depositamos en esa energía que compartimos. Dinero con Amor, reconociendo en cada billete la presencia de las manos en las que reposó antes que en las nuestras. El Dinero fue creado como una herramienta de intercambio entre humanos, para servir a ese Uno que somos la humanidad. Otra cosa es que la Codicia lo haya querido secuestrar..
Cada vez que asumimos como natural, y propio de nuestra naturaleza humana, que las peores traiciones se cometan por dinero, que es normal mantener una cara para todo lo relacionado con el dinero y otra para nuestros afectos, estamos entronizando la Codicia como motor humano.
¿Sabes a quién beneficia la creencia de que para ganar dinero en abundancia hay que ser “un pelín” mala persona? Sí, exacto, a los señores de la codicia. Te mantendrás alejado del dinero toda tu vida si piensas que para disponer de él en abundancia hay que renunciar a tu bien más preciado: tu humanidad.
El regalo de la especie se llama Conciencia; si la evolución no deja nada al azar ¿por qué disponemos de Conciencia? Porque la necesitamos, hoy más que nunca, y especialmente en todo lo relacionado con el Dinero. Siente tu Conciencia en cada billete que pasa por tus manos, en cada gasto que realizas, en el banco en que pagas tus recibos, en los medios de comunicación que eliges ver o leer. Porque en cada minuto estás realizando elecciones que dan forma al mundo en el que vivimos. Tienes el Poder dentro de ti, quienes lo buscan fuera se convierten en esclavos de fuerzas ajenas.
“¿Y qué hay que hacer, entonces, con el Dinero?” Me pregunta una amiga, en busca del Libro de Instrucciones. No tienes que hacer nada, SIENTE. Eres el resultado de millones de años de evolución, desde aquel antropoide que temblaba ante el rayo hasta ese semidios que hoy cree poder destruir a su Madre Tierra impunemente. El Dinero necesita Conciencia, la tuya en este preciso instante.





No hay comentarios: