jueves, 1 de septiembre de 2011

Oportunidades



«Olvide sus experiencias pasadas y sus logros, quédese desnudo, expuesto a los vientos y a las lluvias de la vida y tendrá una oportunidad. No malgaste el tiempo en lamentos, aprenda de sus errores y no los repita». La persona (en cuanto que construcción limitadora) radica en la identificación del observador con el «yo» y «lo mío». El maestro insiste: no hay ni yo ni mío, sólo un momento, un «soy», que es el puente. No se libera la persona, sino que nos liberamos de ella, como de una cáscara que aprisiona: al destruir las ataduras de la memoria y de la autoidentificación, la cáscara se rompe. La memoria es el centro que imparte realidad a todo cuanto percibe.

Nisargadatta

No hay comentarios: