sábado, 28 de enero de 2012

El despertar de la conciencia


Veremos… cuán importante es despertar en la mente humana… una revolución radical.

La crisis, es una crisis de la conciencia. Una crisis dónde ya no podemos aceptar las antiguas normas, los antiguos moldes, las tradiciones antiguas. Considerando el estado actual del mundo, con toda su miseria, sus conflictos, su brutalidad destructiva, su agresividad, etcétera; y que el hombre continúa igual, aún es brutal, violento, agresivo, codicioso, competitivo y ha construido una sociedad, en acordanza.

El sistema entero en el que vivimos, nos enseña que no tenemos el poder, que somos débiles, que la sociedad es mala y fraudulenta… llena de crimen y demás. ¡Es todo una enorme mentira! Somos poderosos, hermosos, extraordinarios. No hay razón por la que no podamos entender quienes somos realmente, hacia dónde vamos. No hay una razón real por la que el individuo promedio no pueda ser completamente potenciado. Somos seres increíblemente poderosos.
Creo que gasté 30 años de mi vida, los primeros 30 años trabajando para convertirme en algo. Quería ser bueno haciendo cosas, quería ser bueno en tenis, quería ser bueno en la escuela y en las calificaciones y todo lo que veía desde esa perspectiva: No estoy bien de la manera que soy, pero si me vuelvo bueno haciendo cosas, me di cuenta que no entendía este juego bien. Porque el juego era descubrir lo que yo ya era.


...y de pronto ver las formas en las cuales se parecen a ti, no distintas a ti, y experimentar el hecho de que lo que es esencia en ti, es esencia en mí, es UNO. Entendiendo que no hay otro. Es TODO UNO.


Ahora, en nuestra cultura hemos sido entrenados para resaltar las diferencias individuales. Así que miras a cada persona y lo que vemos es si es más inteligente, más tonto, más viejo, más joven, más rico, más pobre y hacemos estas distinciones dimensionales y las ponemos en categorías y las tratamos de esa manera. Y así vemos a los demás como separados de nosotros mismos, en formas que ellos están separados. Y una de las características dramáticas de la experiencia es estar con otra persona y de pronto ver las formas en las cuales se parecen a ti, no distintas a ti, y experimentar el hecho de que lo que es esencia en ti, es esencia en mí, es UNO. Entendiendo que no hay otro. Es TODO UNO.

Yo no nací siendo Richard Albert, nací siendo un ser humano, entonces aprendí esta historia de quién soy, si soy bueno o malo, consiguiendo o no, todo eso se aprende durante el camino.

"Cuando el Poder de Amor sobrepase el Amor del Poder, el mundo conocerá la Paz. "
                                                                                        Jimi Hendrix

Fuente: http://preparemonosparaelcambio.blogspot.com/

No hay comentarios: