martes, 21 de febrero de 2012

Abrir el corazón



Hace ya unos cuatro años, tuve una experiencia mística, inducida por una plantita sagrada.

Recuerdo que unos seres a quienes amaba profundamente me ayudaron a alzar vuelo y la pude ver desde el espacio, tan brillante y nítida, tan extremadamente bella...Pero al alejarme un poco, me dejaron allí como suspendida en el espacio y pude ver una gran tela de araña que recubría toda su luz. Una especie de red negra. Esa red no permitía que la luz de nuestra madre tierra pudiera salir al espacio, a la galaxia y constribuir con su aportación de luz, de información. Entonces comprendí por qué bajamos, por qué queremos nacer a través de ella!.  El amor que sentimos por este gran Ser en esa dimensión es inmenso e incondicional. Sucede que luego lo olvidamos y lo único que se nos pide es abrir el corazón para que a medida que vamos recordando quiénes somos, nuestra luz pueda brillar a través de nuestro cuerpo físico. Cuando se abre un corazón, se abren siempre muchos más a su alrededor, por una cuestión de vibración.  Cuando una gran cantidad de corazones se abran…habrá mucha LUZ, la que por fin permitirá que esa red oscura, se despegue de la tierra y pueda por fin, volver a brillar con todo su Ser. 

P

No hay comentarios: