martes, 21 de febrero de 2012

Adorado elemento


Vosotras, las Aguas, que reconfortáis,
¡traédnos la fuerza,
la grandeza, la alegría, la visión!
...Soberanas de las maravillas,
regente de los pueblos, ¡las Aguas!,
yo les pido remedio
¡Vosotras las Aguas, dad su plenitud al remedio,
y que sea como coraza para mi cuerpo
y que así vea yo por mucho tiempo al Sol!
...Vosotras las Aguas, llevaos esto,
ese pecado cualquiera que sea, por mi cometido,
ese entuerto que perpetré contra quién fuere,
ese juramento falaz por mi prestado.
(VEDV, 137)

No hay comentarios: