lunes, 7 de mayo de 2012

Aprender a amarnos



“Los universos del tiempo y el espacio, así como también el Paraíso, permiten un número infinito de personalidades. Aunque ante vuestros ojos y vuestras mentes parezca que hay grupos de personalidades, ciertamente no existen dos individuos idénticos en ninguna parte entre los trillones de trillones de hijos del Creador, ni siquiera entre los que son llamados gemelos idénticos. Aunque la dotación mental asignada a ciertas especies es siempre estándar, el impacto de la mente sobre la personalidad, su manera de pensar, las conclusiones a las que llega, la imaginación que utiliza y la capacidad adquirida para resolver problemas, varía siempre de un individuo a otro.

“Así ocurre también con la manera en que cuidas de otros, la manera en que amas a otros. Hay una gran diferencia entre un padre y el otro respecto al amor por un recién nacido, entre los esposos y su amor por 'la otra mitad' y en la manera en que alguien se siente acerca del resto de la población de tu mundo, o aquellos en otros mundos, si, aquellos regados a través de los universos. Y en estos momentos, en este planeta, el gran amor que la mayoría de los padre sienten por sus hijos no puede reprocharse de ninguna manera. Virtualmente en todos los casos el amor indefinido que un esposo siente por el otro está mas allá de toda crítica.

“Es cuando se trata de vuestros sentimientos hacia otras poblaciones, otras tribus, otras naciones, que mucho, mucho todavía necesita aprenderse. Y esto es en su mayoría un comportamiento aprendido reflejando la desconfianza instigada por aquellos pocos con intenciones oscuras y diferentes, con un plan y un propósito diferentes a los de la mayoría de vuestras masas amantes de la paz. Es vuestra naturaleza compartir, asistir y nutrir, el hacer lo que puedan para el progreso de otros, pues ustedes son una población que está madurando rápidamente.

“Ustedes en días pasados han progresado, tomado grandes pasos. ¿No es entonces correcto que la gran mayoría de ustedes se sienten motivados a proteger a las ballenas y a los grandes simios? ¿Acaso no tiene sentido para ustedes que los recursos escasos, o en peligro de extinción, de vuestros árboles y arbustos sean protegidos, porque pueden tal vez contener ingredientes medicinales de gran importancia aun no descubiertos? ¿Cuanto mas importante es valorar la vida de todos vuestros hermanos y hermanas humanos de cualquier color o credo, ya que en todos ellos habita la presencia de Dios? Consideren y contemplen estas cosas.
Grupo de Progreso 11:11.

No hay comentarios: