miércoles, 2 de mayo de 2012

La verdadera libertad


“La verdadera libertad en la vida humana viene de la entrega total a la voluntad del Padre. Cuando un ser humano conscientemente elige seguir el sendero indicado por Dios toma una decisión inteligente y real. Esta decisión se basa en dos aspectos: el hecho de que la criatura comprende que el camino del Padre es lo mejor que puede hacer por si misma y la confianza completa de la criatura en su Creador.

“Esta decisión causa de manera natural el olvido de si mismo. Aquellos que han tomado esta decisión suprema ya no se preocupan demasiado acerca de su supervivencia material y las cosas que antes parecían importantes pierden su valor. A los ojos de otros, estas personas viven sin preocupaciones y nada parece alterar la paz que irradian, ni siquiera las situaciones difíciles que ocurran en la vida de vez en cuando.

“¿No anhelas esta libertad? ¿No anhelas esta paz mas allá de toda lógica? Solo tienes que dejarte llevar. Recuerda la historia del pez que se aferraba al fondo del río y sufría mucho, cuando lo único que tenía que hacer era dejarse llevar por la corriente para descubrir las maravillas de su mundo. Esta es la fe verdadera. No es un acto de obediencia ciega y de sumisión. Es mas bien una afirmación de libertad, una aceptación de la paternidad de Dios. Es decir, 'eres mi Padre amado y se que me amas igualmente, por eso confío en que me llevarás por el mejor camino'.

“El Padre no espera que creas en El a ciegas, ni tampoco es recomendable una fe sin fundamento que puede caer en el fanatismo o ser olvidada con el tiempo. Si hoy no puedes expresar esta declaración de confianza suprema en tu Padre celestial es porque aún no lo conoces. Como en toda amistad humana, la mejor manera de conocer al Padre es visitándolo con frecuencia y pasando unos momentos a solas con El. Esto lo puedes hacer al practicar el Silencio con el deseo de acercarte cada vez mas a Dios. Así verás esta confianza crecer en tu corazón de manera natural”.

Grupo de Progreso 11:11.

No hay comentarios: