lunes, 25 de junio de 2012

El círculo de amor



Padre, vengo ante ti en este día con gran alegría en mi corazón, porque no quiero más que disfrutar esta conexión, este momento, este tiempo a solas Contigo – para alimentar mi alma, para centrarme nuevamente, y para presentarme como tu humilde hijo que desea sentir el manto de tu amor incondicional.

“Lléname con Tu luz Padre, y veme como soy, imperfecto, y aun así deseando ser más de lo que soy, más como tú, Padre. Comparto Contigo todas las experiencias de mi vida. Mira a través de mis ojos, escucha a través de mis oídos, habla a través de mis labios, y camina junto a mí a lo largo de mis días en este mundo, Padre. Permite que tu amor y tu espíritu estén conmigo, en mí, y a través de mí, y ayúdame a distribuir tu amor y luz en este mundo.

“Deseo tu abrazo divino y espero pacientemente para recibirlo. En cada respiro que hago, inhalo tu amor, y en cada exhalación lo envío de regreso. Esta es la conexión íntima nunca interrumpida que tengo Contigo, y mientras respire, siempre recordaré este Círculo de Amor – el Padre y el hijo.

“Mientras respiro y medito en Ti, Padre, soy consciente de tu presencia, y siento que cada célula en mi cuerpo está en armonía contigo gracias a esta conexión constante que compartimos. Ahora guardaré silencio y escucharé tu gentil voz para enseñarme y guiarme. Te amo. AMÉN.

No hay comentarios: