domingo, 22 de julio de 2012

Mi propia Vida



Curiosamente hace exactamente 7 años, un 20 de Julio (día del amigo) España me otorgaba mi nueva identificación personal, como ciudadana residente en esta tierra. Años después con mucho esfuerzo y paciencia, llega la ciudadanía y me transformo en un ciudadano más de España y de la Unión Europea, sin perder mi antigua nacionalidad, por cierto.
Dos nacionalidades, dos países, dos corazones, dos rutas, dos destinos, dos vidas, dos familias.

He aprovechado este último 20 de Julio para mandar un saludo de amor, en forma de imagen con corazón a aquellas personas que considero, me acompañaron algunos años en aquella tierra andina.  Un par de días después de esa publicación en facebook, he sentido una gran liberación. El sentido de estar en dos lugares al mismo tiempo, me abrumaba. He recogido un puñado de esas almas que quiero llevarlas conmigo en mi corazón, allí donde vaya, donde el viento me deje planear. Almas que son livianas, que me ayudan a levantar mi vuelo, que no insisten en que vuelva la cabeza hacia atrás con el afán de congelar un pasado que fue muy grato, claro que sí,  pero ya no existe.

Virginia Wolf, me ha inspirado a escribir. Estaba reposando en mi cama, tendida con libro en mano, con las sábanas todas arrugadas de una cama de domingo sin hacer. Una cama resucitada y llena de vida. Una cama que al igual que muchas personas se afanan en retener en las arrugas de la tela de la vida, esos momentos que nos causaron placer y tanta alegría. Y mientras lo escribo me pongo en marcha para cambiar luego mis sábanas por unas nuevas, perfumadas de olor a lavanda, por que no y cambiar de escenario. Cambiarlas...no es para mí sinónimo de olvido....

Virgina Wolf escribió: "Sobre el amplio continente de la vida de una mujer se proyecta siempre la sombra de una espada". Una de las caras de esa espada, según ella, es la de las convenciones, las tradiciones y el orden, donde "todo es correcto". Pero la otra cara, si estás tan loca como para elegirla y llevar una vida ajena a las convenciones, es donde "todo es confusión" y "nada  sigue su curso normal". En su opinión si una mujer rebasa la sombra de esa espada, puede llevar una vida más interesante, pero también será más peligrosa."

Debo confesar que desde el instante que dejé mi país natal, han pasado miles de acontecimientos gratos y no tan gratos, de hecho estos últimos no han querido irse rápidamente. No es un lamento, sino un agradecimiento a esa Fuerza Divina que siempre me acompaña, que me ha ayudado a sostenerme en pie o arrodillada.
No hace mucho tiempo que creo en esa Fuerza Divina...antes sólo era una creencia más, heredada antiguamente como muchas otras tradiciones y costumbres. Silenciosas ataduras que anclan el alma.

Quiero aprovechar este aniversario del día del amigo, que aunque sea una tradición, ésta sí la quiero conservar en mi vida. Quiero agradecer a todas las circunstancias duras del pasado por la sabiduría de esas experiencias que hoy viven en mi, que me ayudaron a discernir qué camino escoger, a todas esas personas que me acompañaron como espejos fieles de mi misma, a mis almas amigas que aunque pasen años y yo haya estado dentro de mi carcaza escondida, se esmeran por acercar sus corazones al mio y a Esa Fuerza Divina (que también le llamo yo a esos "amigos invisibles") que velan por mi, que me sostienen en mis noches oscuras sin luna, a todos ellos.

¡GRACIAS!


No hay comentarios: