lunes, 13 de agosto de 2012

Oración de la Vida y la Ascensión


“Padre, es el deseo de mi corazón, mi deber y mi razón de ser, el traer luz, el mostrar misericordia, el abrir mi ser hacia tu amor incondicional, para que yo pueda ser un faro de luz de ese amor hacia otros, para que puedan ver en mí el camino hacia el hogar.

“Recuérdame cada día, hora tras hora, minuto a minuto, tu presencia en mi interior, que puedo crecer, cambiar y parecerme más a ti en todas mis maneras. Háblame acerca de la unidad de todos los seres, de que debo tener paciencia, tolerancia y compasión para con aquellos que caminan con menos luz y confundidos, y revélame las oportunidades para esforzarme y mostrar el camino hacia la salvación: conocerte y saber que todos los hombres y mujeres son los hijos del Más Alto Dios.

“Ayúdame a priorizar mi tiempo en este mundo y dejar ir los asuntos que me distraen para crecer en amor y sabiduría. Ayúdame a reconocer en mí mismo las cualidades y los rasgos que pertenecen al ego, que son auto-complacientes, para que los pueda corregir y adquirir maestría sobre ellos. Vigila mi lengua para que pueda tomar una pausa y pensar antes de reaccionar ante aquellos que me tientan.

“Repréndeme para que haga tiempo para sentarme en el silencio y conectarme contigo con amor y devoción, en una divina comunicación, el Padre con el hijo. Instrúyeme sobre las cosas que me ayudarán a crecer y a servir, y coloca en mi camino las oportunidades para aprender de otros que yo también puedo enseñar a través de la sabiduría, los caminos de la Verdad, la Belleza y la Bondad.

“Así como un guijarro cuando es arrojado a un estanque, permite que mi presencia en esta vida, que mi trato con otros y que mi contribución a la sociedad, sea como una onda que se multiplica en amor y rectitud. Permite que la energía de mi vida deje un legado para que futuras generaciones lo sigan y sobre el cual continuen construyendo.

“Envíame a tus ministros de luz para guiarme y protegerme, y para ayudarme a prepararme para la transición hacia la próxima estación de mi vida.Transfórmame de ser un ciudadano de este mundo, a ser un ciudadano del universo, al mostrarme el punto de vista de la eternidad y el plan de ascensión.

“Revélame el propósito de mi vida para no derrochar el tiempo precioso que se me ha dado para caminar en la tierra. Ayúdame a enfocarme en los asuntos importantes y a dejar ir las nimiedades que no tienen valor en el plan divino.

“Camina junto a mí todos los días de mi vida aquí, y en adelante, pues por siempre seré tus ojos, tus oídos, tu boca, tu corazón y tu mente, donde sea que me encuentre en la creación. Soy tu compañero en la eternidad y espero con ansia la hora en que estaré frente a ti como finalista en el Paraíso.

“Bendíceme Padre, para que te bendiga con las experiencias de mi vida. Te amo.

“AMÉN.”

No hay comentarios: