jueves, 16 de mayo de 2013

Una vista desde la montaña




Recibido por Chris.
Ofelius: “El mensaje de hoy es acerca de la unidad espiritual y de la relación que todos compartimos con el Padre, como hijos e hijas ascendentes. Si alguien pudiera observar por encima de la superficie de la Tierra, vería un mundo que parecería ser discordante y estar muy lejos de tener cualquier tipo de unidad; sin embargo, cuando se mira desde arriba (el espíritu) nosotros vemos miles de millones de luces divinamente iluminadas (las partes) que están interconectadas y todas al servicio del Uno (el Todo) con unidad de propósito.

“La unidad de propósito es para que las almas puedan avanzar hacia la perfección y compartir las experiencias de vida aquí y en adelante con el Dios de la experiencia, el Dios Supremo. Es la calidad de esa experiencia y la falta de armonía en la conciencia, lo que divide a los hombres y mujeres, y lo que les impide ver la vista desde arriba. Si tan solo un hecho fuera conocido por todos en vuestro mundo – que el Espíritu del Creador habita en cada hombre, mujer y niño – todos se darían cuenta de que comparten la unidad del espíritu, y la conciencia comenzaría a moverse desde el caos hacia la armonía, desde la oscuridad hacia la luz.

“En la raíz misma de la iniciativa del Tiempo de la Corrección, se ha fijado el objetivo de traer la conciencia planetaria hacia la unidad espiritual con el conocimiento de que el Espíritu de Dios vive dentro de todas las personas. Actualmente en vuestro mundo, esto es sabido solamente por un pequeño porcentaje de la población, e incluso dentro de este pequeño segmento, hay una división de la conciencia, ya que cada quien observa su propio progreso como una competencia o como un déficit en comparación con el progreso del otro. La religión divide aún más esta unidad con la separación de grupos de acuerdo a creencias y credos.

“¿Acaso no saben que Dios requiere diversidad? La diversidad enriquece a la unidad de propósito y sin importar en dónde estén en vuestro camino espiritual y vuestro progreso, ustedes con su personalidad, habilidades y potencialidades únicas, están sirviendo para ampliar las posibilidades de creación. Tal como al escalar una montaña, cada uno de ustedes se unifica al llegar a la cima, sin embargo, todos subirán a un ritmo diferente, en un día diferente, en un momento diferente, de acuerdo a vuestras aptitudes. Con cada paso, se esfuerzan por alcanzar el siguiente punto de apoyo y vuestra vista cambia. Pueden ver a aquellos debajo de ustedes que acaban de empezar, y a los de arriba que van más alto, contemplando una vista mayor. Lo que ahora se necesita es que los escaladores alcancen a los de arriba, así como a los de abajo para subirlos, al mismo tiempo que encuentran la verdad, la belleza y la bondad, en la subida a lo largo del camino.

“Esta cooperación en el propósito es la unidad de espíritu, y lo que todos comparten es la visión de llegar a la cima de la montaña. Lo que ustedes crean que esa vista será, es tan diverso como cada alma única lo piense. Sin este flujo y reflujo, sin este empuje y tracción, sin esta cooperación para compartir la visión, todo el progreso en los universos se detendría. Así que como pueden ver, queridos amigos, no importa donde estén en vuestro camino, ustedes son tan importantes para el Gran Plan como cualquier otro. Ustedes son un eslabón en la gran cadena de almas que contribuye a los propósitos de Dios, para experimentar Él mismo en toda la creación a través de las experiencias de todos Sus hijos.

“Paz para ustedes,
“El Círculo de Siete.”

Traducido por Perla Téllez Garza.
© Grupo de Progreso 11:11.

No hay comentarios: