viernes, 27 de septiembre de 2013

Las relaciones son el reflejo de lo Divino




“Hoy, querido mío, nos gustaría hablar acerca de las relaciones y cuán importantes son en el viaje del alma. Hay muchos tipos de relaciones, estas son las que nos preparan para la unificación con el YO SOY, y por eso se convierten en la parte sobreviviente de la experiencia humana, ese regalo altamente apreciado que compartes con el Creador a medida que vives, te mueves y tienes tu ser. Detrás de todo tu esfuerzo, tus metas, tus éxitos, tu amor por los demás, solo hay una Relación Real, y esta es conocer la Verdad y encontrar y experimentar el más grande, el más puro y absoluto amor incondicional que existe en toda la creación: experimentar el abrazo final de Dios.

“Todos ustedes, humanos en la tierra, se encuentran en diversas etapas de desarrollo espiritual, y cada uno de ustedes tiene un mayor o menor grado de experiencia personal y de relación con la divinidad. Simplemente el reconocer la soberanía de Dios como creador de todo constituye una relación. Cuando nacen en el mundo, el Creador pone en marcha una ‘tensión’ entre ustedes y Él mismo, que los atrae de nuevo hacia Él como un imán. A este poder de atracción le llamamos ‘Gravedad Espiritual’. Dios sabe que por ser nuevas almas que comienzan al principio de la vida, deben aprender muy rápidamente muchas cosas y desarrollar relaciones con otras personas para prepararse para vuestro viaje de regreso, así que naturalmente buscan esas experiencias y relaciones en la tierra que emitan la mayor gravedad espiritual. 

“Muchos se sienten atraídos por la gravedad espiritual en el complemento del ser, un amante, porque se dice que ‘ver los ojos del amor es ver la cara de Dios’. Esta es la causa de que muchos busquen a la elusiva ‘alma gemela’, porque para ellos, esta relación significaría el mayor grado de ‘reflexión’ o de amor incondicional, que emite el mayor grado de gravedad espiritual, lo más cercano a la unidad con el Creador, viviendo en un estado de imperfección. Todas las relaciones, amigos, amantes, padres e hijos, exhibirán diversos grados de esta gravedad espiritual, así que experimentarán diversos grados de amor en cada relación, lo que en realidad es un reflejo del rostro divino, pero condicionado por la imperfección. Por esta razón, la mayoría de vuestras relaciones valiosas son aquellas en las que son amados con ‘menos condiciones’. 

“Algunos buscan esta gravedad espiritual a través de relaciones indirectas, como en la creación de arte o música. Un músico canaliza la expresión del alma en su música; el artista, a través de su pintura o la escultura. La ‘retroalimentación’, el aprecio o la alegría que otros reciben al experimentar la obra del artista, proporciona la gravedad espiritual y el reflejo de lo divino a través de esta relación indirecta. 

“Por lo tanto, se hace evidente que esas cosas que sobreviven y se convierten en una parte del alma, están ‘relacionadas’ con los tres atributos divinos: la Verdad, la Belleza y la Bondad. Cada relación que encarna la Verdad, la Belleza o la Bondad, nos enseña algo que podemos usar para transformar nuestro ser imperfecto en algo que nos acercará a la unidad con la Fuente. 

“Dar amor libremente sin esperar nada es imitar el modelo divino, y al hacer esto, recibirán aún más amor a cambio, porque al dar se acercan más a la unidad, y por lo tanto ‘sienten’ el mayor efecto de la gravedad espiritual: el Amor Incondicional. 


“Paz para Ustedes, 
“El Círculo de Siete.”

No hay comentarios: