viernes, 20 de marzo de 2015

El eclipse de la luz

 
Cosas acerca del mal”
 

Recibido por Valdir Soares.

Proloteo: “El mal es algo bastante confuso para los seres humanos en Urantia. La mayoría de ustedes considera el mal como lo opuesto a Dios, y se preguntan como el mal y Dios pueden co-existir. Ese punto de vista contradictorio es comprensible, siendo Dios vuestro valor mas alto de bondad, pero es incorrecto. No hay comparación entre la persona única e infinita que es Dios y cualquier otra cosa. El mal no es lo opuesto a Dios. El mal tiene su origen en las criaturas y es, en efecto, una negación de la bondad de Dios revelada en Su voluntad. Por lo tanto, el mal no tiene un origen fidedigno. Considera estos conceptos básicos acerca del mal:
“El mal existe, pero no es duradero. Hablando filosóficamente se puede decir que el mal existe, pero no es ontológicamente real. Existe, pero carece de una substancia real verdadera porque solamente aquello que se origina primariamente de Dios tiene una realidad auténtica y está dotado de existencia duradera. El mal posee la semilla de rebelión contra Dios y la consecuente destrucción de si mismo. También podría decirse que el mal es una aberración de la bondad de Dios. La bondad es la expresión de la naturaleza de Dios, pero el mal no tiene naturaleza. El mal no posee substancia. El mal es irrealidad en progreso, algo que no tiene vida y se vuelve cada vez menos real.
“Para ser efectivo, el mal debe abrazarse. Dios creó a los seres humanos otorgándoles la facultad del libre albedrío. La voluntad humana es realmente libre y soberana solo para determinar el destino eterno del individuo: con Dios escogiendo hacer la voluntad de Dios, o sin Dios (como si jamás hubiese existido) rechanzando la voluntad de Dios y abrazando la irrealidad del mal. El mal, si se abandona a sus propios medios, puede ser devastante y ciertamente destruirá a aquellos que se identifican con él. Tal vez no siempre parezca estéticamente desagradable, sin embargo siempre es espiritual y eternamente fatal, cuando es abrazado definitivamente por el individuo.
“El mal sucumbe ante la fe. La fe en Dios es un escudo espiritual invulnerable. El mal no puede penetrarlo. La fe resguarda tu mente y protege tu alma. La fe es creer en lo espiritual y en la eternidad mas allá de tu vida terrenal. La fe es el deseo de estar con Dios acompañado de un esfuerzo constante y sincero por hacer Su voluntad. La fe no es precisión teológica. Se trata de sinceridad y de la certidumbre de los valores eternos – incluso si esos valores son mal interpretados en la religión del individuo. El mal no puede prevalecer una vez que el individuo ha escogido de todo corazón hacer la voluntad de Dios.
“Por eso, mis estudiantes, no le teman al mal. Vuestro planeta se manchó con el mal por la rebelión de Lucifer y todavía está incrustado en vuestra civilización a través de las naciones supuestamente soberanas e independientes, que impiden que vuestro mundo actúe como uno, así como la raza humana es una, e instigan guerras interminables entre si. Si embargo, el Plan de Auto-otorgamiento de Dios a través de Sus Hijos Paradisíacos divinos todavía es funcional en Urantia y finalmente terminará con estos residuos del mal causados por la rebelión de Lucifer y traerá consigo la realidad duradera del Reino de Dios prometido por Jesús de Nazaret.
“Soy Proloteo, tu maestro-tutor en las alturas.

Que la paz esté con ustedes.”

Traducido por Nelson Navas.


© Grupo de Progreso 11:11.
 
Mi regalo para ti es que tú estés a mi servicio — Cristo Miguel. 

No hay comentarios: